Cargando...

Posteado por Soledad Psicologa,

RABIETAS

RABIETAS: CLAVES PARA SOLVENTARLAS
A partir de los 2 años, las rabietas o como dicen los ingleses: los terribles dos, describen las dificultades de los padres de los bebés y algunos de los comportamientos agresivos como golpear, morder y escupir.
¿Qué debéis hacer como padres para manejar esta situación?
Desde psicue os proporciono 10 claves para poder hacer frente a las RABIETAS
1. Seguridad
Cuando un niño se vuelve violento, su agresividad puede dirigirse hacia sí mismo( golpeando su cabeza contra la pared) hacia otros niños ( golpeando o mordiendo)o hacia otros adultos ( tirando del pelo de su madre).
Una rabieta aparece de repente y no te da tiempo a reaccionar . Lo primero que tienes que tener en cuenta es si el niño y su entorno están seguros. Piensa sobre lo que está a su alcance y elimina cualquier peligro potencial. Si el niño está siendo agresivo con alguien de su entorno, aléjalo y ponlo en un sitio donde tenga más espacio . Si la rabieta ocurre en un lugar público ( restaurante o supermercado) tienes a menudo un estrés añadido causado por la ansiedad social ( tienes miedo de lo que la gente pueda pensar), abandona ese escenario y te ayudará a manejar de forma más efectiva al bebé y no te centrarás en lo que los demás puedan pensar .
2. Tómate un respiro
Estar con tu bebé cuando tiene una rabieta te provoca emociones muy fuertes. Pegar y reñir te causan sentimientos de rabia y frustración. Si sientes que estás empezando a perder el control, coloca a tu hijo en un entorno seguro ( cuna o cochecito) y tómate un respiro ( un par de minutos) para mantener la compostura.
3. Reduce la intensidad
Cuando tu bebé expresa mucha frustración hay técnicas para disminuir el nivel de rabia:
• Fíjate en tu tono y volumen de voz.
Asegúrate que tu voz es calmada y que no estás chillando.
• Ponte a su altura:
Si está sentado o de pie ponte a su nivel , si el está sentado o de pie no te sitúes por encima.
• Dale su espacio: no invadas su espacio.
• Usa un lenguaje sencillo y frases cortas
• Muéstrale que estás escuchándole: reflexiona sobre lo que te dice, asiente y muestra interés.
4. Conoce los límites.
Sé coherente sobre lo que es aceptable y no. Dile que no puede morder o golpear Asegúrate que los que le cuidan tienen establecidos los mismos límites que tu, especialmente con comportamientos menos claros ( tirar del pelo, chillar).
5. Enséñale la mejor manera de expresar sus sentimientos.
Pasado el tiempo los niños necesitan aprender que comunicar su frustración y enfado hablando es más efectivo que agrediendo. Esto lo aprenden observando a los demás ( especialmente a sus padres), hablando sobre los sentimientos mejor que reaccionando ante ellos, y teniendo más atención cuando habla sobre cómo se siente que actuando impulsivamente.
Los niños puede que no entiendan alguna parte del lenguaje utilizado, pero si cuando tu estás enfadado se lo dices de una manera tranquila mejor que siendo agresivo ( chillándole) demuestras que los sentimientos negativos no tienen por qué expresarse agresivamente.
Por ejemplo, si tienen una rabieta y actúas de manera tranquila : cuando pegas, mami se enfada y se siente triste , les haces ver que los sentimientos negativos son normales y que no tienen por qué llevar a la agresión. Esto les hace entender el lenguaje de las emociones.
6. Pasa página
Después de una rabieta es importante que no seas rencoroso/a, no es fácil, pero hay que conseguirlo. Es frecuente que te sientas frustrado/a, sobretodo cuando te pasas el día entero cuidando del niño y recibes su enfado como recompensa. Es importantísimo pasar página y empezar de nuevo. Este le enseña la importancia de saber perdonar.
7. Aprende de ello
Una vez resuelvas la situación piensa en lo que ha sucedido y aprende de ello. ¿Cuáles han sido los desencadenantes? ¿Se podrían haber previsto?. Los bebés están llenos de energía y necesitan expresarla. Dándole cosas que hacer puedes canalizar esa energía en aspectos positivos evitando que se transforme en frustración
Medita también si la situación podría haberse llevado mejor. ¿Qué podría hacer distinto la próxima vez?
8. Refuerza lo positivo
Es importante que el niño sepa que el comportamiento no agresivo lleva a una comunicación efectiva y se consiguen mejores resultados. Cuando se comunica de forma no agresiva ( diciendo que está enfadado o yéndose), tienes que responder reforzándole positivamente y preguntándole cómo puedes ayudarle a sentirse mejor, haciendo que se sienta escuchado. Por ejemplo, cuando muestre un comportamiento educado ( acariciando a un perro o cuidando a un hermano pequeño), alábale esa conducta.
9. Maneja tus propias emociones
Cuando un niño tiene una rabieta a menudo parece que descarga todos sus sentimientos negativos de rabia y frustración sobre los padres. Tu papel a menudo es de contener el enfado y las ansiedades del niño. Esto hace que te sientas incapaz de soportar la presión y te enfadas. Es muy importante aprender a manejar este cúmulo de emociones y buscar una forma sana de mitigar los sentimientos negativos.
10. Busca apoyo
El apoyo de un amigo, familiar, pareja...es irremplazable. Compartir la experiencia de criar a un hijo ayuda a mirar las cosas desde otro punto de vista y te ayuda a buscar otra forma de resolver situaciones complicadas.
Si el comportamiento de tu hijo se vuelve desafiante y empieza a tener un impacto negativo en tu bienestar y en el de tu familia, tienes la posibilidad de consultarme y te ayudaré a desarrollar las herramientas adecuadas para hacer frente a esta difícil situación. www.psicue.es